El mito de la niebla vespertina

El mito de la niebla vespertina

Los cambios climáticos que estamos experimentando en los últimos tiempos, han traído de nuevo al imaginario colectivo aquellos mitos cortos acerca de las cosas que te pueden pasar en la carretera debido al mal tiempo.

El relato de terror que te voy a compartir empieza de la siguiente forma. Un joven toma la autopista de cuota para llegar más pronto su casa, pues no recuerda si cerró correctamente las ventanas.

Ya en otras ocasiones su domicilio se ha inundado a causa de sus descuidos. Enciende la radio y la voz del locutor advierte que los automovilistas deben tener cuidado al circular por vías rápidas, pues hay una espesa neblina que impide ver con claridad.

El chico no se preocupa y enciende el desempañante del vehículo. Tras media hora de camino, él se percata de que no hay mucha afluencia de carros, por lo que puede pisar el acelerador un poco, sin que ello propicie un accidente.

La aguja del velocímetro se coloca en 130 km/h y todo parece marchar bien. De repente, el joven advierte el sonido de una bocina. Es un tráiler que se quedó sin frenos y que se va a impactar contra su auto.

Vira el volante lo más rápido que puede hacia la derecha y lo esquiva milagrosamente, más el auto impacta contra la barrera de contención haciendo que la unidad caiga al despeñadero.

El conductor queda desorientado y además se da cuenta de que ha quedado atrapado debido a que el cinturón de seguridad se trabó. Intenta pedir ayuda a través de su celular, pero su mano derecha está rota y no hay manera de que alcance el teléfono inteligente, pues su mano izquierda está atrapada entre los fierros retorcidos de la puerta.

Entonces el muchacho cierra los ojos y espera a que alguien que pasó por la autopista, lo haya visto y que reporte el accidente a la policía de caminos. Después de un tiempo, el piso del auto comienza a oler a gasolina y en un santiamén, el vehículo vuela en pedazos, causándole la muerte.

Cuento corto Un gruñido aterrador

Cuento corto Un gruñido aterrador

Damián iba caminando por la calle en una tarde tranquila y cálida de verano. Él era un chico aventurero y curioso como lo somos todos a la edad de 10 años. Su madre le encargaba que fuera al pan a las 6:00 de la tarde, para que cuando su padre llegara del trabajo la merienda estuviera lista.

Los lugareños conocían muy bien el niño e inclusive alguien se daba a la tarea de acompañarlo cuando la bolsa del pan era demasiado pesada.

Ya cerca de su casa el chiquillo comenzó a oír una serie de gruñidos que provenían de las alcantarillas.

– ¿Qué será eso? Se preguntó en silencio mientras seguía caminando.

Lo más perturbador es que los extraños sonidos se iban aproximando a él poco a poco hasta que literalmente pudo sentir que algo estaba justo debajo de sus pies. Damián miró hacia el piso y pudo observar un par de pupilas rojas que lo miraban fijamente por entre los barrotes de una de las coladeras públicas.

– ¡Debe ser un perrito! Ha de estar asustado, seguro se cayó por accidente y ahora no puede salir. Pensó.

El chico trató de levantar la tapa de la alcantarilla, pero no lo consiguió. Fue entonces cuando se le ocurrió darle un pedazo de bolillo para que el animal por lo menos tuviera algo que comer.

– Toma amiguito, ten un pedacito de pan. Está calientito. Dijo mientras le aventaba el alimento a la criatura.

Segundos más tarde se escuchó un gruñido que estremeció toda la acera, así como una serie de carcajadas malignas. La cosa que estaba en la cloaca pegó un salto hacia el exterior y quedó justo enfrente de Damián.

Era una criatura horrible de color rojo, con los ojos saltones, y un profuso cabello que le cubría casi todo el cuerpo. El ente tomó al pequeño entre sus brazos y nadie lo volvió a ver. Esperamos que este aterrador cuento corto haya sido de tu agrado.

Cuento de terror La vieja recámara


El camión de mudanzas era recibido por Laureano el encargado de la bodega.

– ¡Vaya! Son muchísimas cosas esta vez.

– Si, ahora hay que embalar los muebles y dejarlos listos para pasado mañana, pues el cliente quiere que sus objetos lleguen el próximo jueves a su destino. Respondió uno de los trabajadores que venían en el transporte.

Cuando todos se fueron, Laureano aprovechó para ver de cerca las cosas de la mudanza, pues le había encantado sobre todo la vieja recámara que estaba acomodada al fondo de la bodega.

Eran muebles de madera sólida (de esos que ya no se hacen) en color café oscuro. El tocador era espacioso y tenía cuatro cajones en cada lado.

La cabecera de la cama también era de madera y tenía además unos adornos de metal en las orillas, lo que la convertía en una pieza elegante, pero a la vez ostentosa.

A Laureano le gustaban dos cosas: Los cuentos de terror y recostarse en muebles antiguos, pues decía que de esa manera podía experimentar lo que sentía una persona de dinero.

Tomó su linterna, su silbato y su pistola y los puso encima del buró de la vieja recámara. Después se quitó sus zapatos y se recostó en el colchón. Éste estaba relleno de plumas y era de tamaño “Queen Size”.

Apenas había logrado conciliar el sueño, cuando fue despertado por un movimiento fuerte. Primeramente pensó que se trataba de un temblor, pero al ver a sus alrededores, se percató de que lo único que estaba temblando era el colchón.

De un brinco se bajó y en eso, una mano rasgó la tela de la colchoneta tratando de sujetarlo. La mano era huesuda, maloliente y de largas uñas. Era un zombi y que se había escondido entre la tela del colchón esperando devorar el cerebro de su próxima víctima.

El resto de la historia queda a tu imaginación, pues las cámaras de seguridad dejaron de filmar luego de que captaron el grito de pánico de Laureano.

Leyendas cortas La mancha en la pared

Julissa se había cambiado a un departamento de lujo, en la hermosa ciudad de Guadalajara, el piso 3 estaba solo, los 3 departamentos extras aparte del que había alquilado, curiosamente estaban deshabitados, algo raro, tomando en cuenta el monto del alquiler.

Llego ya tarde con el camión de las mudanzas y desde el primer día en que llego la atmosfera del lugar, parecía como esos sitios que salen en las leyendas cortas, en las que se habla de miedo y de terror, algo raro pasaba en el lugar, pero no se notaba desde el inicio.

Al pasar de los días, y cuando todo se sentía normal, en la sala de estar, en una esquina empezó a notarse una pequeña mancha de no más de grande que lo que mide un puño cerrado, ella pensó en que la humedad del piso de arriba, le estaba afectando al lugar, y de inmediato se fue al piso posterior, para preguntar a los inquilinos.

Cuál fue su sorpresa, al notar que tampoco había personas en el lugar, en los 4 pisos, tan solo un departamento de la planta baja, estaba siendo utilizado para oficinas, y nadie más en los 16 departamentos estaba alojado, esto le causo un temor muy grande a Julissa, que no entendía el porqué de la situación, si todos los departamentos estaban de lujo y aun precio muy accesible.

Pasaron los días y la mancha crecía continuamente, por lo que tuvo que hablar con quién le rentaba, para su sorpresa, la empresa que le había rentado ya no estaba dando el servicio en el lugar, y no le quedó otra que pintar el sitio, por su cuenta.

Así pasaron semanas, en las cuales el terror se empezó a apoderar de la mujer y la mancha crecía a pasos agigantados, por lo que ella al empezar a escuchar gente discutir en las noches, supo que algo malo había pasado ahí y se dispuso a salirse del lugar,

Ya fuera del lugar supo que ahí había sido parte de un antiguo panteón, y muchas personas que habitaban en el lugar, habían sido víctimas de accidentes fatales.

Descargar CURP gratis

La Clave Única de Registro de Población la solicitan en infinidad de dependencias del gobierno. Por ello, en este artículo te diremos cómo descargar CURP gratis.

Al estar al tanto del método para descargar CURP gratis ahorrarás muchísimo tiempo, ya que lo podrás llevar a cabo en tu oficina o bien desde la tranquilidad de tu hogar. El único complemento que necesitas para lograrlo es contar con una computadora que pueda accesar a la red. (No importa el sistema operativo, ni los años de uso que tenga el equipo).

Descargar CURP gratis: instrucciones a partir de una búsqueda en Google

Google es uno de los buscadores de Internet más rápidos y eficientes con los que contamos. Por ello, hemos decidido elegirlo como primera opción para mostrarte la forma idónea de descargar CURP gratis.

– Abre la página principal de dicho buscador o si tu navegador ya cuenta con la barra pre instalada, solamente escribe en el cuadro de texto correspondiente lo siguiente: “CURP”. En menos de tres décimas de segundo (aunque esto puede variar dependiendo de la velocidad de Internet que tengas contratada) se mostrará una lista de resultados agrupados de mayor a menor importancia.

Descargar CURP gratis

La página que nos interesa es la primera en aparecer: consultas.curp.gob.mx Haz clic sobre el enlace de color azul “Consulta CURP” y espera a que se abra la nueva página.

Ya hemos dicho en otras ocasiones que el formulario que contiene este sitio web, es uno de los más optimizados que hemos visto, ya que los desarrolladores pusieron especial esmero en mostrar únicamente lo que es necesario para llevar a cabo este trámite sin contratiempos.

Lo que trato de decir es que no perdieron el tiempo poniendo adornos ni imágenes que distrajera al usuario. Por el contrario, nos encontramos inmersos en un entorno bastante limpio en donde a simple vista sabemos intuitivamente que campos son relevantes y cuales se encuentran allí de manera auxiliar.

La alternativa que yo recomiendo para que después puedas descargar CURP gratis, es rellenar la segunda sección del cuestionario. En otras palabras, es aquella porción en donde se nos pedirá introducir nuestro apellido paterno, nombre, fecha de nacimiento y estado de la República Mexicana en el que fuimos registrados.

Todos los campos que mencioné en el párrafo anterior son obligatorios para que el sistema procese la información de forma satisfactoria.

Otra recomendación que me parece muy útil es que te tomes unos segundos antes de oprimir el botón “Buscar” y revises detenidamente que los datos introducidos sean los correctos, es decir, que estos correspondan a tu información personal tal y como aparece en tu acta de nacimiento.

El programa interno de la página analizará la información y si ésta alcanza una compatibilidad del 100%, serás enviado a una pestaña nueva en donde tendrás habilitada la opción de descargar CURP gratis.

¿En cuántas plataformas puedo descargar CURP gratis?

Las personas que deseen descargar CURP gratis tienen la oportunidad de hacerlo desde prácticamente cualquier dispositivo que se conecte a internet. Ya sea una máquina de escritorio, una computadora portátil, una tableta o inclusive un teléfono móvil.

Sin embargo, el único componente que no puede faltar es tener instalado en el dispositivo de tu preferencia un programa lector de archivos PDF, pues es el método en que este documento viene empaquetado.